Escrito por el noviembre 9, 2023

NCS DIARIO/OPINIÓN

Los monólogos de la Martina

Jueves triste; falleció Carlos Miguel Acosta de la Cruz, el amigo, el periodista

Tomado del Facebook de Nicolás Canto González

Lo recuerdo, luego de asimilar el impacto de la noticia fatal, en el apuro cotidiano y el milagro del cierre de edición del periódico en el que muchos periodistas de la vieja guardia éramos a diario testigos de la historia del Campeche pretérito que no ha de volver.

¡Apúrenle!, nos decía, ya estamos sobre el tiempo que no perdona.

Era la voz del jefe de información del periódico a los reporteros para que concluyeran sus notas del día. Se cerraba edición y un día más de labor periodística.

Y todos nos apurábamos. Agustín Ortiz, Ricardo Encalada, Víctor Collí Borges, Tomás Burgos Cen, Felipe Villarruel, Nicolás Canto. En esos tiempos los «reporteros de primera plana», acelerábamos el tecleo de las viejas máquinas de escribir para terminar por ese día nuestro trabajo, sabiendo que al otro día se repetiría la historia.

El tiempo no perdona. Verdad grande. Irrebatible.

Hoy, el tiempo se encargó de darle certeza a las palabras que por tantos años pronunció nuestro jefe de información para acelerar ese nuestro diario quehacer periodístico de hace 50, 40, 30 años atrás.

Jueves triste, tristísimo, en el recuento de los jueves amargos que pueblan mi caminar existencial.

Falleció Carlos Miguel Acosta de la Cruz, el amigo, el hermano de tinta, el periodista. Y necesariamente habría que añadir, el hombre bueno. Porque siempre lo fue.

Buen hijo, buen hermano, buen esposo, buen padre, buen amigo. Acaso le hubiera bastado con ser buen padre. Pero él fue bueno en todo lo demás. Fui testigo.

Carlos Miguel Acosta de la Cruz fue todo eso. Y en los buenos tiempos de juventud periodística y soltería, un muy buen cómplice de correrías y aventuras. Muchas anécdotas quedan en la memoria hedonista mía. Él, hoy se las lleva a la tumba.

Conversé hace 3, 4 meses, con Carlos Miguel Acosta sin imaginar que sería la última vez que lo haría, en el recinto y destino común de los jubilados: un supermercado de esos que aparecen por todas partes y como por un pase mágico. Conversamos de todo y de nada. También del pasado periodístico que nos unió y nos marcó.

Hoy me enero con tremenda tristeza de su fallecimiento. Y de que cada vez somos más pocos los que quedamos de aquella que pudiéramos llamar la primera generación de jóvenes que se treparon al barco de la entonces casi desconocida aventura del periodismo diario en los dos primeros periódicos de Campeche, Novedades y Tribuna. (Fugazmente en el avance de Campeche con don Mario Torre Ahedo).

Uno más que se va. Así es esto. Y las cosas de la vida y de la muerte son como deben ser. Aunque duelan.

Mis condolencias a Sayda, esposa, compañera y cómplice de Carlos Miguel; a sus hijos, a los que Carlitos amó y protegió con pasión siempre a sus familiares, y a quienes en vida lo amaron.

Descansa en paz, Carlos Miguel. Se te va a extrañar.


Opiniones
  1. REYNALDO J. REYES VIANA   /   noviembre 10, 2023, (4:09 pm)

    LAMENTABLEMENTE DON CARLOS MIGUEL ACOSTA DE LA CRUZ ⛑️ DECIDIÓ PARAR SU MÁQUINA DE LA VIDA…. ASÍ COMO FAMILIARES Y AMIGOS LO VAN A EXTRAÑAR EN EL PROGRAMA POOCAR DEL PADRE RICARDO HERNÁNDEZ TINOCO DEJA UN ESPACIO DIFÍCIL DE LLENAR PORQUE SU PARTICIPACIÓN ERA MÁS QUE IMPORTANTE. DESCANSE EN PAZ DON CARLOS MIGUEL ACOSTA DE LA CRUZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Post Siguiente


Miniatura
Post Anterior


Miniatura

Radio Fórmula

97.3 FM

Canción actual

Título

Artista

Background