Escrito por el mayo 5, 2023

NCS DIARIO/OPINIÓN

Así las cosas…

Se va el Insabi

Homero Bojórquez Rivero

No está dicha la última palabra, porque la iniciativa aprobada “fast track” en el Senado de la República por Morena y sus aliados, será difícil que pase la aduana de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Sin embargo, el fallo del gobierno de la Cuarta Transformación está dado: fracasó el Instituto de Salud para el Bienestar creado en esta administración y debe de desaparecer.

Nos dijeron que sería la panacea y desde su origen todo hicieron mal, al no reconocer que el Seguro Popular sí funcionaba, que el lunar de la corrupción que tenía pegado podía combatirse sin necesidad de desaparecerlo, porque contrario a lo que venía diciendo el gobierno actual, si era benéfico para la población de escasos recursos económicos, que tenían atención médica y medicinas más baratas.

Se peleó el gobierno con las farmacéuticas, por el mismo tema de la corrupción y se optó por lo más mediático: cancelar los contratos, sin medir las consecuencias que traería y a casi cinco años de este gobierno estamos padeciendo en todo el país el desabasto generalizado de los medicamentos en las instituciones de salud pública.

Desde entonces prácticamente se condenó en este sexenio a tener problemas serios en este renglón, que ciertamente no eran nuevos, pero se agudizaron por no hacer las cosas como debe de ser, por decidir a la ligera, aprisa, sin medir las repercusiones.

Esto explica el porqué de las protestas constantes de los papás de los niños con cáncer, de las quejas de todos los días de los pacientes del Seguro Social, del ISSSTE y de las instituciones estatales, cuando se nos dijo que esto ya no iba a pasar; que había quedado en el pasado, en las páginas de la historia de los gobiernos conservadores del país.

Con el Insabi se “pintó” todo muy bien, muy bonito, se presumió que sería la cura para los males que aquejaban al sector salud, que habrían más especialistas, más y mejor equipo, porque al igual que toda la estructura del gobierno que antecedió, estábamos ante un elefante viejo y reumático.

Lo mejor: todo sería gratuito.

Y la atención a la altura de Dinamarca.

Cuatro años y medio después el fracaso está tratándose de enmendar con el IMSS Bienestar, que tampoco tiene palabra, ni la ha tenido: el servicio siempre ha sido deficiente en todos los sentidos por la falta de médicos, de medicamentos, de instrumental y de equipo, entre otros.  Las referencias no son nada halagüeñas y las quejas diarias de los derechohabientes no dejan lugar a dudas. Y todavía se dan el lujo de desperdiciar los recursos presupuestados, como lo exhibe el reporte trimestral de 2023 de la Secretaría de Hacienda, que señala que se dejaron de ejercer más de 40 mil millones de pesos destinados a este rubro.

Cuatro años y medio después el sector salud en su conjunto ha mejorado solo en el discurso; en los hechos la situación es lamentable y crítica. Siguen viviendo una triste y desesperada realidad quienes se enferman y presentan males crónico-degenerativos; que no disponen de recursos económicos y solo tienen acceso a los servicios públicos, que son la gran mayoría de los mexicanos.

Es complicado enderezar el rumbo en el tiempo que resta de este gobierno; sin embargo no es imposible y es lo deseable.

Hasta ahora ha salido más caro el remedio que la enfermedad.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Post Siguiente


Miniatura
Post Anterior


Miniatura

Radio Fórmula

97.3 FM

Canción actual

Título

Artista

Background