Escrito por el abril 7, 2023

Con crucifixiones reales, festejan Viernes Santo en Filipinas pese a objeción de la iglesia

La tradición atrae al turismo a la localidad de San Pedro Cutud, a pesar de que líderes religiosos piden mostrar su fe sin lastimarse

Filipinas.- Ocho personas fueron clavadas en cruces para recrear el sufrimiento de Jesucristo en Filipinas. La tradición del Viernes Santo atrae a miles de devotos y turistas a ese país, a pesar de que la iglesia católica la rechaza.

Las crucifixiones reales ocurrieron en el pueblo agrícola de San Pedro Cutud, en la provincia de Pampanga al norte de Manila, y fueron documentadas en video por diversos medios internacionales. El acto fue pausado durante tres años debido a la pandemia de coronavirus.

Alrededor de una docena de aldeanos se registraron, pero sólo participaron ocho hombres, entre ellos el pintor de letreros Rubén Enaje, de 62 años, quien fue clavado a una cruz de madera por vez número 34.

​En una conferencia de prensa poco después de su breve crucifixión, Enaje dijo que oraba por la erradicación del covid-19 y el fin de la invasión rusa de Ucrania, que ha contribuido a que los precios de la gasolina y los alimentos se disparen en todo el mundo.

“Son sólo estos dos países involucrados en esa guerra, Rusia y Ucrania, pero todos nosotros estamos siendo afectados”, dijo Enaje, quien parecía estar bien y mostró sus dos manos vendadas a los periodistas.

El también padre de cuatro hijos dijo que quería poner fin a su penitencia extraordinaria debido a su edad, pero que lo decidiría definitivamente antes de la Cuaresma del próximo año. Si bien el dolor del clavado no fue tan intenso como se esperaba, dijo que siempre se sentía nervioso antes de cada crucifixión.

“Para ser honesto, siempre me siento nervioso porque podría terminar muerto en la cruz”, dijo a The Associated Press antes de ser clavado.

Las crucifixiones reales atraen a más de 15 visitantes, tanto nacionales como extranjeros. | AP

“Cuando me acuesto en la cruz, mi cuerpo comienza a sentirse frío. Cuando tengo las manos atadas, cierro los ojos y me digo a mí mismo: ‘Puedo hacer esto. Puedo hacer esto.'»

Enaje comenzó a pasar la prueba en agradecimiento a una vez que, en 1985, sobrevivió casi ileso cuando cayó de un edificio de tres pisos.

Extendió el ritual después de que sus seres queridos se recuperaron de enfermedades graves, uno tras otro, convirtiéndolo en una celebridad del pueblo como el «Cristo» en la recreación cuaresmal del Vía Crucis.

Antes de su crucifixión en una colina, Enaje y los demás devotos, que llevaban coronas espinosas de ramitas, cargaron pesadas cruces de madera sobre sus espaldas durante más de un kilómetro bajo un calor abrasador.

Los actores de la aldea vestidos como centuriones romanos se encargaron de poner clavos de acero inoxidable, de diez centímetros, en las palmas de las manos y los pies; luego lo colocaron en una cruz bajo el sol durante alrededor de diez minutos.

Algunos participantes se crucifican en agradecimiento lo que ellos consideran milagros. | AP

Otros penitentes caminaban descalzos por las calles de los pueblos y golpeaban sus espaldas desnudas con palos de bambú afilados y trozos de madera. Algunos participantes en el pasado abrieron cortes en la espalda de los penitentes usando vidrios rotos para asegurarse de que el ritual fuera lo suficientemente sangriento.

El acto es un reflejo del tipo único de catolicismo en Filipinas, que fusiona las tradiciones de la iglesia con las supersticiones populares.

Muchos de los penitentes, en su mayoría empobrecidos, se someten al ritual para expiar los pecados, rezar por los enfermos o por una vida mejor y dar gracias por los milagros.

Iglesia en Filipinas rechaza ritual

Los líderes de la iglesia en Filipinas han desaprobado las crucifixiones y autoflagelaciones, diciendo que los devotos pueden mostrar su profunda fe y devoción religiosa sin lastimarse y haciendo obras de caridad, como la donación de sangre.

Robert Reyes, un destacado sacerdote católico y activista de derechos humanos en el país, mencionó que los ritos sangrientos reflejan el fracaso de la iglesia para educar completamente a muchos filipinos sobre los principios cristianos, dejándolos solos para explorar formas personales de buscar ayuda divina para todo tipo de enfermedades.

Dentro de la celebración, habitantes golpearon sus espaldas desnudas con palos de bambú afilados. | AP

El catolicismo popular se ha arraigado profundamente en la cultura religiosa local, dijo Reyes, citando una procesión caótica de una estatua negra de Jesucristo llamada el Nazareno Negro cada enero.

La procesión atrae a más de un millón de devotos cada año en uno de los lugares religiosos más grandes de Asia. Muchos traen toallas para limpiar la estatua de madera, creyendo que tiene poderes para curar dolencias y garantizar una buena salud y una vida mejor.

“La pregunta es, ¿dónde estábamos las personas de la iglesia cuando comenzaron a hacer esto?”, señaló Reyes, al indicar que el clero debería sumergirse más en las comunidades y conversar regularmente con los habitantes.

Crucifixiones reales promueven turismo en San Pedro Cutud

Mientras tanto, la tradición de crucifixión de décadas ha puesto al empobrecido San Pedro Cutud, uno de los más de 500 pueblos en la provincia arrocera de Pampanga, en el mapa.

Los organizadores dijeron que más de 15 mil turistas y devotos, tanto extranjeros como filipinos, se reunieron para las clavadas cruzadas en Cutud y otras dos aldeas cercanas. Había un ambiente festivo mientras los aldeanos vendían agua embotellada, sombreros, comida y artículos religiosos, y la policía mantenía el orden.

La iglesia en Filipinas llamó a los habitantes a no lastimarse para demostrar su fe. | AP

“Les gusta porque realmente no hay nada como esto en la tierra”, dijo Johnson Gareth, un organizador de viajes británico, quien trajo a 15 turistas de ocho países, incluidos Estados Unidos, Canadá y Alemania, para presenciar las crucifixiones. “Es menos espantoso de lo que la gente piensa. Creen que va a ser muy macabro o muy repugnante, pero no lo es. Está hecho de una manera muy respetuosa”.

En el pasado, Gareth dijo que los turistas estaban «genuinamente inspirados y creo que se fueron con un nuevo respeto por las creencias de las personas».

Fuente: AP

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Post Siguiente


Miniatura
Post Anterior


Miniatura

Radio Fórmula

97.3 FM

Canción actual

Título

Artista

Background