Escrito por el diciembre 8, 2022

NCS DIARIO/INTERNACIONAL

Pedro Castillo solicita asilo político a México

El ex mandatario de Perú hizo la solicitud formal a través de una carta enviada al presidente Andrés Manuel López Obrador

Pablo Monroy, el Embajador de México en Perú, llegó al cuartel donde se encuentra detenido Pedro Castillo, quien ingresó para ser investigado por el delito de rebelión y se le dictó este jueves prisión preliminar por siete días.

LIMA.— El canciller mexicano Marcelo Ebrard dijo el jueves que inició consultas con Perú luego de que el expresidente peruano Pedro Castillo solicitara asilo a México. Permanece detenido por siete días en una cárcel donde también cumple prisión el expresidente Alberto Fujimori.

Ebrard dijo por Twitter que había conversó con el embajador mexicano en Lima Pablo Monroy quien se entrevistó con Castillo después del mediodía y lo encontró bien físicamente en compañía de su abogado. Añadió que la solicitud de asilo para Castillo fue pedida por su abogado Víctor Pérez.

En la misiva, difundida por Ebrard, se indica que Castillo sufre persecución infundada de los órganos de justicia que han tomado un “carácter político” y que pretenden procesar al expresidente por el delito de rebelión “por meros anuncios de voluntad que no configuran ningún ilícito penal”.

La carta, fechada el miércoles, añade que los órganos de justicia en Perú han creado un clima de “indefensión extrema” a todo aquel que piensa distinto “al grupo oligárquico que impera sobre todas las instituciones del país”.

La destitución de Pedro Castillo fue primera plana en todo el mundo.

Castillo, quien la víspera disolvió ilegalmente el Congreso y fue destituido, permanecerá detenido siete días en una sede policial luego de que el juez Juan Checkley ordenara mantener bajo arresto a Castillo en una audiencia virtual. El mandatario es investigado de forma preliminar por rebelión, delito que es penado con hasta 20 años de cárcel.

El pedido de detención fue realizado por la Fiscalía.

Castillo respondió con monosílabos y la voz quebrada a las preguntas del juez. Vestía una chamarra azul y camiseta oscura, la misma ropa con la que fue detenido la víspera. Lo acompañaban su ex primer ministro, el catedrático de leyes Aníbal Torres, y Víctor Pérez, quienes son sus abogados.

El fiscal Marco Huamán indicó durante la audiencia que existía peligro de fuga y añadió que la víspera Castillo se dirigía a la embajada de México en Lima para asilarse y escapar de Perú.

El presidente mexicano Andrés López Obrador confirmó el jueves que Castillo buscó ir hacia la sede diplomática de su país en Lima. “Habló aquí a la oficina para que me avisaran de que iba hacia la embajada, pero seguramente ya tenían intervenido su teléfono, que iba a solicitar el asilo, que si le abrían la puerta”, relató durante su conferencia matutina diaria.

El líder mexicano añadió que buscó a su canciller Marcelo Ebrard para que ordenara al embajador en Lima “que le abrieran la puerta de la embajada con apego a nuestra tradición de asilo, pero al poco tiempo tomaron la embajada con policías y también con ciudadanos” y a él lo detuvieron de inmediato.

La mayoría de los presidentes que gobernaron Perú en las últimas décadas tienen cuentas pendientes con la justicia por presunta corrupción.

Cuando en junio en una entrevista en la televisión pública le preguntaron si tenía miedo de ir a prisión, Castillo aseguró que él sería la excepción. “Estoy seguro de que a partir de este gobierno ya no van a haber gobiernos que terminen detrás de las rejas”.

Pero la víspera la televisión pública mostró al exmandatario esposado subiendo a un helicóptero rumbo a la sede policial ubicada en el este de Lima.

La prisión de presidentes es diferente al resto de las cárceles del país, usualmente hacinadas de presos comunes. Hasta ahora esta cárcel tiene un solo recluso desde 2007, Fujimori, condenado a 25 años por corrupción y por su responsabilidad en 25 asesinatos ocurridos durante su gobierno (1990-2000).

La cárcel de 10.000 metros cuadrados tiene varias celdas. La única ocupada es la de Fujimori que cuenta con la habitación donde duerme, un cuarto para recibir visitas, un baño completo, un cuarto para las clases de pintura y una sala de estar. Hay otra celda, ahora vacía, que fue usada durante casi un año entre 2017 y 2018 por el exmandatario Ollanta Humala (2011-2016).

Hasta la sede policial llegaron el jueves varios congresistas cercanos a Castillo. El legislador Pasión Dávila, quien lo visitó temprano, dijo brevemente que el exmandatario “está bien de salud, está tranquilo, está lucido”. Agregó que evalúan diferentes opciones, incluido un “posible asilo” para el ahora expresidente, aunque no dio más detalles.

En contrapartida, el mandatario mexicano y el de Bolivia, Luis Arce, lamentaron lo sucedido con Castillo.

El presidente boliviano dijo la víspera que desde un inicio la derecha peruana intentó derrocar a “un gobierno democráticamente electo por el pueblo” y que “el constante hostigamiento de élites antidemocráticas contra gobiernos progresistas, populares y legítimamente constituidos debe ser condenado por todas y todos”.

En tanto, López Obrador calificó de “golpe blando” la destitución de Castillo y dijo que México esperará “unos días” para estudiar si reconoce o no a la nueva mandataria Boluarte.

Las palabras del mexicano contrastaron con el posicionamiento de uno de los políticos que López Obrador siempre elogia, el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

El presidente electo de Brasil lamentó “que un presidente elegido democráticamente corra esta suerte” pero dijo entender “que todo se llevó a cabo dentro del marco constitucional”. Además, deseó a Boluarte “éxito en su tarea de reconciliar al país y conducirlo por la senda del desarrollo y la paz social”.

Fuente: AP

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Post Siguiente


Miniatura
Post Anterior


Miniatura

Radio Fórmula

97.3 FM

Canción actual

Título

Artista

Background