Escrito por el noviembre 24, 2022

La contra marcha del erario

 Yolanda Valladares Valle

La contramarcha anunciada por el presidente López Obrador no es más que la reacción primitiva del mandatario a la voluminosa manifestación ciudadana de la clase media en defensa de la autonomía del INE, y si, sin duda es una contramarcha, porque no existía antes de la manifestación ciudadana del día 13 de noviembre pasado.

Desde la lógica política del Mandatario, debe mostrar el músculo, o sea su capacidad de movilización del Gobierno Federal junto con sus 20 gobernadores, sus alcaldes y la mayoría de sus diputados federales y senadores, para que esto pueda ayudarlo a romper la percepción de que tiene una mayoría significativa, sobre todo las clases medias, en contra de la 4T.

Y aunque se parezcan en la calle, la marcha y la contramarcha nunca serán iguales, porque la del 13 pasado fue convocada por ciudadanos, sin acarreos, sin tortas, con un doble hoy no circula y la contramarcha del próximo domingo será convocada desde el Gobierno y su partido, con todo el uso de los recursos públicos a su alcance, como antes lo hacía el viejo PRI.

No cabe duda de que al presidente aun lo delata su ADN priista, todo aquello que tanto se criticaba y se abominaba del PRI, hoy lo encarna AMLO y su 4T, pero en su nueva versión corregida y aumentada.

El alarde de fuerza y acarreo tiene como único propósito demostrar mayoría para asegurar el control de las Cámaras legislativas, porque sin ellas no sobreviviría la 4T, y sobre todo asegurar el respaldo a su reforma electoral, para que el presidente tenga libertad de expresión para pedir desde la tribuna presidencial el voto en cascada para todos los candidatos de su partido.

Pero… la asistencia a la marcha no significa tampoco el voto en la urna. Si bien seis de cada 10 mexicanos simpatizan con AMLO, la realidad es que en esas mismas encuestas demuestran que NO son cheque en blanco a favor de su partido y de su gobierno.

Si a esta situación le añadimos la polarización que está viviendo su propia clase política que ya se encuentra pulverizada y acomodada con diferente corcholatas, la consecuencia inevitable será  la falta de cohesión y fuerza  para ir en busca de los votos, sobre todo porque ahora tendrán que lidiar con el desencanto ciudadano, particularmente ahora que estos ya sintieron en lo municipal y estatal los nefastos que son los gobiernos de la 4T, donde la corrupción y la impunidad siguen intactas y no se ve por ningún lado la tan anunciada transformación.

Pero bueno, no sé qué sucede con todos los Gobiernos que llegan al poder. Una vez ahí sentados, se comportan y legislan como si jamás fueran a perderlo.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Post Siguiente


Miniatura
Post Anterior


Miniatura

Radio Fórmula

97.3 FM

Canción actual

Título

Artista

Background