Escrito por el noviembre 1, 2022

La delgada línea

Campeche con la peor cifra económica en año y medio

Roberto Oropeza Ortiz

Una nota de «El Economista» está semana ratifica lo que en la calle es un sentir generalizado: que Campeche se encuentra en uno de los peores momentos económicos, una combinación entre la inflación que es de las mayores del país (996 pesos en promedio cuesta en el super más barato la canasta básica), y la peor caída que ha registrado el desempeño de la mayoría de los factores productivos de la entidad; se trata de una medición que retoma el medio especializado con datos del INEGI: «la mayor contracción se dio en Campeche, con una baja de 6.6% anual, que significó su peor resultado en año y medio y su tercer descenso consecutivo, ratificando la fase recesiva que vive», indica el análisis.

Campeche se ve rebasado por las economías de Estados como Tabasco, con la misma vocación petrolera que nuestra entidad, pero que a diferencia de nosotros presenta el mayor crecimiento económico en el país, impulsado por la inversión en la Refinería de Dos Bocas, mientras que en Campeche no se construyó refinería ni tampoco se cumplió con el compromiso de trasladar las oficinas de Pemex a Ciudad del Carmen.

En Campeche han caído el sector minero (-9.8%), las actividades primarias (-4.0%), y generación, transmisión, y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos (-4.5).

Ni siquiera el 15.8 por ciento de crecimiento en el sector de la construcción movido tan solo por la inversión del Tren Maya, y aumentos en el comercio, en servicios y manufacturas, han podido revertir que otro año más la economía campechana sea la que refleja la mayor pérdida a nivel nacional.

No se puede tapar el sol con un dedo y al Estado hace muchos años que le están urgiendo acciones de impacto económico que sean verdaderamente empujadas por todos los actores claves en la Entidad. Empresarios, consumidores, sindicalistas, gobierno, y en general la sociedad campechana en su conjunto, tenemos todos que aportar lo que podamos, sea mucho o poco, para que la economía de la Entidad salga de su letargo, para que se agilice y pueda aprovechar proyectos como el del tren maya para comenzar a competirle primero a nuestros vecinos de la región y después a nivel nacional para atraer las inversiones más importantes de capitales nacionales y extranjeros. No es un camino sencillo, pero hay que iniciarlo ya, de lo contrario vamos a seguir viendo que la brecha con los Estados punteros del país se siga haciendo más grande, y los indicadores sigan estancados.

¿Por dónde iniciar se preguntarán algunos? Y la verdad es que no hay una sola respuesta ni receta mágica, pero si hay gente que está preocupada y que tiene propuestas, de manera particular la semana pasada tuve la oportunidad de platicar con un joven empresario del sector restaurantero e industrial pesquero, cuyo nombre me reservo en estas líneas, pero que es un ejemplo de alguien que tiene la película muy clara en un sector que tuvo épocas de gloria para Campeche, que se fue muriendo por malas decisiones y malas prácticas tanto del gobierno, en particular las políticas de PEMEX, la falta de vigilancia de las vedas y la regulación en serio no simulada de la pesca ilegal , pero también como de los mismos elementos de la  industria que se han corrompido provocando prácticas como el guateo (que es el robo y descarga clandestina de productos pesqueros en altamar) y la proliferación de las lanchas clandestinas.

Hay que aplicar la ley y hay que hacerlo sin concesiones ni negociaciones políticas o por una dotación de combustible me dijo. Coincidimos en que su visión no está fácil porque ni siquiera al interior de las Cámaras estatales los empresarios  coinciden en una misma visión de cómo hay que denunciar estas prácticas ante las Fiscalías o como hay que entablar la relación con los gobernantes; luego están los intereses políticos y como cada gobierno y cada sexenio favorece a uno o dos empresarios con inversiones o con cargos públicos, pero me asegura que  la caída en el sector pesquero y en muchos otros se puede corregir.

Ojalá que existan muchos más empresarios campechanos, sobre todo jóvenes, que a pesar de la situación que estamos pasando sigan creyendo en el Estado y que todavía algo se puede lograr. Me genera más esperanza platicar con estos un par de horas que escuchar a los políticos que están al frente de algunas de las dependencias que tienen como encargo el Desarrollo Económico del Estado.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Post Siguiente


Miniatura
Post Anterior


Miniatura

Radio Fórmula

97.3 FM

Canción actual

Título

Artista

Background