Escrito por el noviembre 1, 2022

Lula, a sus 77 años, enfrentará graves problemas en su tercera presidencia

Eduardo Ruiz-Healy 

El domingo pasado, Luiz Inácio Lula da Silva fue electo como presidente de Brasil por tercera ocasión. En lo que fue la segunda vuelta de la elección presidencial obtuvo el 50.9% de los votos, arriba del 49.1% que obtuvo su rival, el presidente saliente Jair Messias Bolsonaro.

Con 77 años recién cumplidos, Lula será el gobernante más viejo de América Latina, y el segundo de más edad de toda América, después del estadounidense Joe Biden, que dentro de algunos días cumplirá 80.

Al asumir el cargo, el 1 de enero venidero, se convertirá en el miembro número 13 del grupo de gobernantes de izquierda o centroizquierda de América Latina, siendo los otros 12 los presidentes de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Cuba, República Dominicana, Honduras, Nicaragua, México, Perú y Venezuela, y el primer ministro de Belice.

Los resultados de la elección en Brasil indican la gran polarización de la sociedad de ese país, fenómeno que también se manifestó en las elecciones presidenciales de Colombia de 2022 que ganó Gustavo Petro con el 50.44% de los votos, de Perú de 2021 que ganó Pedro Castillo con el 50.125%, y de Uruguay de 2019 que ganó Luis Lacalle con el 50.79%. Lo anterior no significa que no haya polarización en otros países, porque en la mayoría de los casos los actuales gobernantes ganaron con márgenes estrechos y en muy pocos casos por mayoría aplastante.

Hasta el momento de escribir esta columna Bolsonaro no había aceptado su derrota y es previsible que, imitando a su héroe Donald Trump, no reconozca nunca la victoria de Lula, aunque la autoridad electoral brasileña ya declaró a este como el vencedor de la elección.

¿Cómo será la tercera presidencia de Lula? ¿Por su edad será menos agresivo que cuando por primera vez fue presidente, en 2003 y tenía 58 años?

Es de esperar que en esta ocasión su gobierno será diferente en algunos aspectos que los que presidió en 2003 y 2007. El mundo ha cambiado mucho desde 2010, cuando terminó su segundo cuatrienio. Además, el haber pasado un año y medio en la cárcel, de 2018 a 2019, después de que un juez relacionado con Bolsonaro lo declaró culpable de corrupción debe haberlo afectado, aunque haya sido liberado después de que la Suprema Corte de Brasil lo declarara inocente y anulara su condena.

Lula deberá enfrentar un país en serios problemas económicos y con una población profundamente dividida. Los que votaron por él tienen fe en que podrá corregir la situación mientras que los que apoyan a Bolsonaro lo ven como un corrupto.

Deberá fortalecer la debilitada democracia de su país y salvar sus recursos naturales, sobre todo en el Amazonas, que Bolsonaro se encargó de atacar durante los últimos cuatro años. Y, si el aún presidente no reconoce su derrota del domingo pasado, es casi seguro que se convertirá en un crítico constante del próximo gobierno para preparar su candidatura presidencial para las elecciones de 2026.

Al igual que lo que sucede en Estados Unidos, en donde Donald Trump continúa dividiendo a la población, Bolsonaro tratará de mantener a su lado a los que votaron por él, que representan el nada despreciable 49.1% de los electores.

Otro factor que hay que tener en cuenta de Lula es su estado de salud, que dista de ser bueno.

Tiempos difíciles vienen para los brasileños.

 

Twitter: @ruizhealy
Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy
Instagram: ruizhealy
Sitio: ruizhealytimes.com

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Post Siguiente


Miniatura
Post Anterior


Miniatura

Radio Fórmula

97.3 FM

Canción actual

Título

Artista

Background