Escrito por el octubre 14, 2022

Avanza crimen organizado


No sé si este usted de acuerdo, estimado lector, pero algunas personas afectas a analizar el contexto social de la nación, aseguran que está creciendo entre la ciudadanía una percepción de impotencia e indefensión ante el avance del poderío incontenible del crimen organizado del país.

En efecto, cada vez son más las apreciaciones del contubernio entre gobernantes de distintos niveles y los grupos criminales, para que estos, puedan operar impunemente acotados simplemente por los intereses de los funcionarios involucrados. Las investigaciones del caso Ayotzinapa dan vuelta como carrusel, los acusadores de ayer son los acusados de hoy, pero la injerencia del presidente municipal de Iguala, señalado cómo unos de los que ordenaron la ejecución de los estudiantes, sigue sin desvanecerse.

Recientemente otro notorio caso fue el del gobernador de Morelos, el conocido ex futbolista Cuauhtémoc Blanco, quien apareció retratado con jefes de diversos grupos criminales, cómo han aparecido políticos de otras entidades, que han generado escándalo, pero sin que sufran ninguna consecuencia jurídica que castigue sus actos y ponga un alto a lo que cada vez genera más sospechas de una alianza criminal.

En medio queda la ciudadanía que no tiene a dónde voltear para recibir protección, y sigue sufriendo todo tipo de agresiones y vejaciones en un clima de inseguridad y de terror, que aniquila su dignidad como seres humanos, los despoja de sus bienes materiales y los esclaviza a los altos designios de quienes cada día avanzan más y se reparten el territorio nacional.

El sello distintivo de cada región de la que se apoderan, es el famosísimo cobro de piso, que es el tributo que los ciudadanos honestos tienen que pagar a los deshonestos, cuya voracidad parece no tener límites ni fin.

Por ello, cuando oímos voces aisladas, pero al fin y al cabo voces, que hablan de la comisión de delitos, principalmente a cargo de extranjeros que están importando prácticas delincuenciales, los campechanos bien podríamos recordar aquel viejo adagio: «Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar».


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Post Siguiente


Miniatura
Post Anterior


Miniatura

Radio Fórmula

97.3 FM

Canción actual

Título

Artista

Background