Escrito por el octubre 14, 2022

Crecimiento anual del PIB de 2% no salvará a los pobres, se necesita 5% mínimo


Bruselas, Bélgica.- Marcelo Ebrard, uno de muchos aspirantes a una candidatura presidencial, preferiblemente la de MORENA, pronunció un discurso hace dos semanas ante los asistentes al North Capital Forum 2022.

Me llamó la atención cuando aseguró que la relación que tiene nuestro país con EEUU y Canadá contribuirá a acelerar el desarrollo económico de México para que el PIB crezca más del 2% cada año. Dijo más del 2%, pero no qué tanto más, lo que permite suponer que no cree que un 3% cada año será posible.

Y tiene razón la “corcholata” que mejor es vista por quienes no quieren que el próximo presidente sea un izquierdista de toda la vida, como Claudia Sheinbaum, u otro tabasqueño, como Adán Augusto López Hernández. De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) la economía mexicana crecerá 2.1% anual en 2022, 2025, 2026 y 2027, mientras que en 2023 y 2024 apenas 1.2% y 1.8%, respectivamente.

Esas tasas de crecimiento no son lo suficientemente altas para mejorar la realidad de los millones que hoy son pobres y que con toda probabilidad morirán pobres.

Desde hace años los economistas que no dicen lo que el gobierno desea escuchar, han afirmado que para remediar el problema crónico de la pobreza la economía debe crecer entre un 5% y 7% cada año, ininterrumpidamente, lo que se ve casi imposible.

La última vez que el PIB creció más del 5% fue en 2010, cuando registró un aumento de 5.12%, resultado del rebote que registró la economía después de desplomarse 5.29% en 2009 como consecuencia de la crisis económica mundial que empezó un año antes en EEUU.

En los 40 años que han transcurrido desde 1982, el PIB de México solo creció más del 5% cinco veces; en 1990 (5.21%); 1996 (6.77%); 1997 (6.85%); 1998 (5.16%) y 2010 (5.12). Lo peor es que en ese mismo periodo registró nueve decrecimientos anuales: 1982 (-0.01%); 1983 (-4.365); 1986 (-3.71%); 1995 (-6.29%); 2001 (-0.40%); 2002 (-0.04%); 2009 (-5.29%); 2019 (-0.20%) y 2020 (-8.06%).

Hasta ahora no he escuchado a ningún aspirante presidencial explicar cómo piensa hacerle para que el PIB crezca 5% o más cada año. Y dudo que le creería si lo dijera porque ya son varios presidentes al hilo los que incumplieron sus promesas.

Zedillo prometió un aumento anual de entre 6% y 7%; Vicente Fox de un 7%; Felipe Calderón de poco más del 5%; Enrique Peña Nieto del 6% y Andrés Manuel López Obrador del 4%.

En marzo pasado, el exsecretario de Hacienda y de Relaciones Exteriores y exsecretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, dijo que “El crecimiento económico que necesita México no es de 2%, es de cuando menos 5% sostenido en una o dos generaciones enteras para recuperar el tiempo y los espacios sociales perdidos, para reducir las desigualdades enormes (…) Las políticas de inversión extranjera deben de ser estables, predecibles, que atraigan el capital para que logremos la –velocidad de crucero– en la economía”.

Si algún aspirante a la presidencia –corcholata o no– me  presenta un plan realista para lograr ese 5% sostenido, tendrá mi voto. Dudo que alguno de ellos (o ellas) lo tenga.

Nota importante: En mi texto de ayer anoté equivocadamente el nombre Ana Lilia Herrera cuando debería haber sido Ana Lilia Cepeda.

Twitter: @ruizhealy
Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy
Instagram: ruizhealy
Sitio: ruizhealytimes.com

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Post Siguiente


Miniatura
Post Anterior


Miniatura

Radio Fórmula

97.3 FM

Canción actual

Título

Artista

Background