Escrito por el octubre 10, 2022

Archivo Abierto

Tirando toallas


Semanas atrás le comenté en Archivo Abierto que empezarían ya las desbandadas en el Partido Revolucionario Institucional (PRI); bueno, pues además de varias decenas de militantes de a pie, esos que pegaron carteles, gritaron porras, asistieron a mítines y nunca los tomaron en cuenta, el Revolucionario Institucional en Campeche va por su segundo dirigente municipal que abandona la formación, por lo menos en cargo de dirigencia.

El primero fue Diego Gutiérrez Hernández, quién después de declarar que en el PRI de Campeche no hay manera de que se perfile como un partido moderno e incluyente y de puertas abiertas, pues continuaba con las prácticas de siempre, reconociendo así que es una organización impositiva y del dedazo.

Archivo abierto es que Gutiérrez Hernández siempre tuvo la aspiración de ser candidato a la presidencia municipal de Campeche y que, según él, 20 años de militancia lo amparaban, pero en un arranque de principios y de clara divergencia con el dirigente estatal Ramón Santini Cobos, decidió abandonar el partido, además de coincidir con otros militantes a nivel nacional de la reconsideración de su paisano Alejandro Moreno en la dirigencia nacional del tricolor.

Y es que la dirigencia de Diego Gutiérrez fue claro ejemplo de ello al quedarse “solo” en la contienda por la municipal al descartarse la dupla de Manuel Solís y Lesvia Valencia por no cumplir con “todos” los requisitos de la convocatoria. Al equipo de Gutiérrez Hernández se sumaba Rosalina Martín Castillo y el apoyo de líderes de colonia y seccionales del PRI.

La misma Rosalina que asumiría el liderazgo a la renuncia de Diego a la dirigencia estatal, esta vez por prelación y en la dupla con José Alejandro Márquez Molina, quienes presentaron su plan de trabajo para fortalecer al partido se dijo en el comunicado de la dirigencia estatal, desde el principio sus mismos correligionarios daban por sentado que quien llevaría la batuta ahí sería Alejandro Márquez, en clara alusión a la candidatura para diputado.

Pero algo no cuadraba en Rosalina Martín desde el primer día de su responsabilidad. Su inmersión en el Municipio no fue del todo clara, el coqueteo con Biby Ravelo y varios funcionarios de la administración municipal daba mucho de qué hablar. Desde la administración anterior se le veía ir y venir del palacio municipal, alardeando de una buena relación con directores de la Comuna. En el gobierno de Ravelo logra la regiduría por vía plurinominal por el PRI y desde el principio aprobó los proyectos de la munícipe.

Dicho y hecho, era el mes de junio de 2022 y el sábado 6 de octubre a casi cuatro meses, corre como reguero de pólvora una fotografía en redes, en donde se encuentran el dirigente nacional de Movimiento Ciudadano (MC), Dante Delgado y la presidenta municipal de Campeche, Biby Ravelo, flanqueando a Rosalina Martín, evento en el que por cierto a la edil campechana se le nombró en un cargo de su partido a nivel nacional.

¿Reacciones? Seguramente, pero será demasiado tarde, porque la oportunidad la perdieron a no ver lo que se les venía encima.

Mal y de malas recibió este mensaje la militancia priísta a este segundo descalabro en sus filas de élite, como estoy seguro vendrán otras al acercarse los tiempos de efervescencia política, ni habla muy bien de su cabeza estatal, de quién dicen, tampoco está de acuerdo con Moreno Cárdenas y en secreto apoya la causa de la destitución, pero ese es otro archivo abierto.

 

CARPETAS

A quién se le ve, sudoroso y preocupado, además de que anda con su amparo bajo el brazo, es a Máximo Segovia, que dicen sería el siguiente en la lista de directores municipales que visiten Kobén antes de que termine octubre.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Post Siguiente


Miniatura
Post Anterior


Miniatura

Radio Fórmula

97.3 FM

Canción actual

Título

Artista

Background