Escrito por el septiembre 22, 2022

Café con aroma político

El asunto de los Derechos Humanos y la Constitución


En primer lugar me gustaría precisar el tema de la supremacía constitucional, un debate en constante discusión, pues algunos afirman y creen que por el hecho de que nuestro país ha firmado acuerdos y tratados internacionales, México debe respetarlos aún por encima de lo que dice la Carta Magna, pero no es así, la Suprema Corte de la Nación ha resuelto y discutido al respecto y nos dice que ante todo siempre se respetará, en primer lugar, lo que dice la Constitución respecto al tema que se trate y esto es lo que se denomina supremacía constitucional.

Pero ahora vale la pena conocer ¿qué es la Constitución?, podemos decir a bote pronto que es un conjunto de artículos, párrafos, secciones y capítulos en los que se encuentran diversas normas que rigen la vida política y social de México, y ha sido modificada en múltiples ocasiones, cada que se le antoja a un diputado, partido o gobierno en turno. También que fue promulgada en 1917 y cuyo prócer indiscutible fue Don Venustiano Carranza, el llamado Varón de Cuatro Ciénegas, pero eso es lo que aprendimos en la escuela o lo que se nos dice de manera superficial.

Entrando a una revisión menos superficial, podemos decir que la Constitución Mexicana es la consecuencia de aquella aspiración de un pueblo, lo que quiere ser. Los hombres y mujeres que se reunieron en el año 1917 en el Constituyente de Querétaro, cansados de una inestabilidad política y social, plasmaron lo que aspiraban a ser y así surge la primera constitución social del mundo, en la que existe el tema del respeto a los desprotegidos, por ejemplo surge el derecho a la propiedad de la tierra para los campesinos y en lo social que el gobierno garantice mayor calidad de vida, así como la creación de las instituciones que protejan a los más débiles en sus derechos y garantías.

México y su Constitución se adelantaron a los tiempos en muchos temas, principalmente en materia social y humana. Por ejemplo, es hasta 1948 cuando se hace la Declaración de los Derechos Humanos y en nuestra Constitución temas como la universalidad de los derechos y que todos los seres nacen libres e iguales ya había sido plasmado. Asimismo, el derecho al agua en calidad, cantidad y oportunidad estaba en nuestras normas secundarias producto de la revisión y adecuación de nuestra Constitución centenaria.

En anteriores ocasiones hemos dicho que la reforma constitucional del año 2011 ayudó a que los derechos humanos se constitucionalizaran de manera concreta, clara y directa en el Artículo Primero de nuestra Constitución, obligaciones para las autoridades, pues se hicieron las normas jurídicas que permiten privilegiar a la persona por encima de todo asunto por muy importante que este sea, en otras palabras, nos humanizamos, porque entendimos que somos iguales como personas.

Quiero precisar que los derechos humanos son normas de conducta y son el límite de todas las normas jurídicas. Luigi Ferrajoli nos dice que hay una laguna axiológica el no reconocer que, aunque un derecho no esté en la norma no debe reconocerse, lo explico: Todos los derechos se deben respetar y exigir su permanencia, porque están inscritos en la personalidad y la dignidad de las personas, por ejemplo, el mínimo vital no está en la norma, pero debe exigirse y protegerse.

¿Pero como exigir esos derechos que no están inscritos en la norma o la Constitución? Es a través de la interpretación y el discurso o la axiología, que se pueden exigir, según Ferrajoli a través de la extracción de los derechos explícitos, un ejemplo que nos ayuda a clarificar el tema es lo que ocurre o se hace con la jurisprudencia: el magistrado o el ministro de la Suprema Corte interpreta, la norma extrae y amplía los derechos de la persona.

Hasta hace unos años nadie usaba o sabía del término “libre personalidad o mínimo vital”, pero algunas sentencias de la suprema Corte han dicho que si tal o cual norma administrativa o judicial afecta a una persona, grupo social o sector, se debe privilegiar el desarrollo de la libre personalidad, como el derecho a que la mujer decida detener su embarazo antes de las 12 semanas si este pone en riesgo su vida, si el fruto de su embarazo fue por violación o altera su vida futura, es aquí donde se interpreta la norma y se privilegia a la persona sobre ella.

Otro ejemplo de interpretación es el ahora llamado divorcio incausado, para que una persona decida divorciarse de la otra no necesita el permiso o consentimiento de la otra, basta que una decida que no puede seguir unida para que el juez resuelva la separación, sin que haya otra causa más que la decisión de una sola de las partes, privilegiando el libre desarrollo de la personalidad.

Nos leemos la próxima, espero no haberles aburrido con tantos términos jurídicos, gracias.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Post Siguiente


Miniatura
Post Anterior


Miniatura

Radio Fórmula

97.3 FM

Canción actual

Título

Artista

Background