Escrito por el septiembre 17, 2022

ENTRE LINEAS


EL PRIMER AÑO DE GOBIERNO
DE LAYDA SANSORES SAN ROMAN

Pues el tiempo no se detiene y así ya transcurrieron los primeros 12 meses de los 72 que comprenderá el gobierno de Layda Sansores San Román y luego de terminado el fandango de la celebración del Grito de Independencia y del desfile militar del 16 de septiembre y aprovechando el puente largo que concluirá el domingo 18 vale la pena, hacer una breve evaluación de la administración neosansorista.

Este primer año fue, en términos boxísticos, de rounds de sombra y de conocer la administración pública estatal, que obviamente es totalmente diferente a la de una alcaldía, por muy importante que sea esta, de la Ciudad de México, porque las relaciones administrativas, en el primer caso, se dan casi exclusivamente entre el Gobierno capitalino y el municipal y en el segundo entre el Gobierno Federal y el Estatal y este con los 13 municipios.

Por ello las fallas de aprendizaje del equipo que importó de la capital del país Layda, varios de los cuales no han dado el ancho o se han ganado a pulso el rechazo popular, porque no solo llegaron ellos y sus familiares, muchos de los cuales se incorporaron a la administración pública estatal, sino que se trajeron a muchos de los colaboradores que se quedaron sin chamba al cambiar de color político el gobierno de la alcaldía Miguel Hidalgo.

Así, en los corrillos políticos tanto de la Casa de los Gobernadores, el auténtico Palacio de Gobierno y donde le gusta despachar a Layda, como en el de la avenida 16 de Septiembre, se cruzan las apuestas de quienes serán ratificados o sacrificados por no haber dado el ancho en este primer periodo de gobierno

De hecho ya se dio la primera baja y la damnificada fue, como comentamos en este espacio, la secretaria de Desarrollo Territorial, Urbano y Obras Públicas, Karla Gelisle Sánchez Sosa, quien cedió los bártulos a la pitcher tapón, la arquitecta carmelita Isabel del Carmen Espinosa Segura, quien llegó de la isla a sacarle las castañas del fuego a la capitalina que no pudo con el paquete de manejar la complicada y burocrática dependencia.

¿Qué otras Secretarías no están respondiendo a la confianza que Layda Elena depositó en sus titulares?

La opinión pública campechana estima que las fallas principales en la administración sansorista se encuentran en las áreas de seguridad pública, economía y creación de empleo y salud, además de obras públicas, donde ya se dio el relevo.

La labor de Marcela Muñoz ha sido de claroscuros. Muy mediática, muy pronto ocupó notorios espacios en los medios, contrastando con la discreción con la que se manejaron tradicionalmente sus predecesores en el cargo, sobre todo por el hecho de ser la primera mujer que ocupa tan difícil encomienda.

Sin embargo las acusaciones de nepotismo que la acompañaron al poco tiempo de iniciar su labor, pues colocó en posiciones privilegiadas a dos de sus vástagos, que no tenían ninguna experiencia en el ramo de la seguridad pública, fue algo no bien visto por la sociedad.

El notorio incremento de los delitos, especialmente los robos a casa-habitación y negocios, así como homicidios muy escandalosos, los han echado a su saldo negativo, con el argumento de que ello no ocurría antes, aunque en honor a la verdad no es su responsabilidad personal esa situación, generada por la grave crisis que se vive en todos los sentidos, no solo en el país, sino en nuestro Estado.

Aunque ya se suavizó el trato a los conductores en los retenes para detectar a los alcoholizados, sobre todo después del escándalo mediático que protagonizó el diputado morenista César Andrés González David, crítico acérrimo de la alcaldesa Blby Rabelo de la Torre, las quejas continúan, porque es notorio que quienes controlan dichos filtros carecen de la preparación adecuada para ello.

La conversión de la Policía Estatal Preventiva a manejar temas de Vialidad tampoco han  abonado mucho al palmarés de la guapa secretaria del ramo, pues la gente los ve como policías recaudadores, ya que detienen a cuanto conducto se puede y se estima que destinan menos tiempo y esfuerzo a la seguridad pública, lo que a la vez le ha traído conflictos con los elementos de la corporación, que se quejan de turnos extras sin paga alguna, descuentos sin ton ni son y que la dependencia se haya llenado de mandos foráneos a los que acusan de no conocer ni la ciudad capital mucho menos el Estado.

El protagonismo mediático de Marcelita la ha puesto en el ojo del huracán y recientemente recibió muchas críticas, tanto por el vehículo que utiliza, al que califican de excesivamente lujoso como por un viaje al Canadá para asistir a una reunión de mujeres policías, por el presunto gasto que ello significó.

Sin embargo Marcela ha recibido en todo momento el apoyo incondicional de Layda, quien siempre la pondera y la pone de ejemplo de funcionaria eficiente, por lo que se duda que se vaya a producir algún cambio a corto plazo en la dependencia.

El que de plano no da una es el secretario de Desarrollo Económico, Fernando Gamboa Rosas, cuyo paso por la dependencia ha sido menos que gris y solo ha destacado unas hilarantes y absurdas declaraciones a una televisora por cable local, pero que se convirtió en tendencia a nivel nacional cuando hizo comparaciones entre Campeche y Monterrey.

La economía estatal está paralizada, no se han logrado recuperar los empleos que se perdieron por la pandemia ni los negocios o empresas que cerraron han vuelto a abrir sus puertas.

Ocupamos los últimos lugares en materia de creación de empleos y desarrollo económico a nivel nacional y no se avizora a corto plazo que la situación vaya a mejorar.

Todas las esperanzas están puestas en la apertura del Tren Maya, pero si se llegara a concluir esta multimillonaria obra, entrará en operación hasta el año 2024, por lo que el 2023 sería un año perdido. Respecto del gasoducto que traería consigo una elevada inversión, no es de rápida ni fácil instalación y también es a mediano plazo.

Don Fernando, de trato afable y caballeroso, goza de amplia experiencia en materia de puertos y marina mercante, por lo que si se le llegara a remover, sus conocimientos podrían ser aprovechados en la API o el Instituto de Pesca.

Respecto de la Secretaría de Salud, Liliana Montejo León ha puesto su mejor esfuerzo para impedir que se hunda ese barco, pero las limitaciones presupuestales, tanto nacionales como estatales, que no la ayudan.

Para nadie es un secreto la grave situación atraviesa el hospital estrella de nuestro sistema estatal de salud, el de Especialidades “Dr. Javier Buenfil Osorio”, que está pasando por una verdadera crisis, puesto que sus instalaciones requieren atención inmediata y urgente, con  baños que no funcionan y que son  verdaderos atentados para la higiene y la salud, especialmente en un nosocomio, el aire acondicionado, que ya vio pasar sus mejores días y requiere su rehabilitación total;  los equipos de diálisis y hemodiálisis con graves fallas y la cámara hiperbárica fuera de operatividad desde el inicio de la pandemia con todos los perjuicios que ello trae consigo a los pacientes de pie diabético; la carencia total de medicamentos en el cuadro básico, como el paracetamol; el solicitar a los pacientes o sus familiares que lleven los insumos que se requieren  para su atención hospitalaria o cuando van  a ser operados y tantas fallas que a diario se dan a conocer en los medios de comunicación.

Y si así están las cosas en el hospital más importante de la entidad, imagínese como se encuentran los del interior del Estado, como los de Champotón, Escárcega, Calkiní, Candelaria o Calakmul o el “María Quiroga”, de Ciudad del Carmen. Y entregárselos al IMSS para su manejo no solo no resolverá los problemas, sino que los agravará, porque el Seguro Social está igual o peor que la Secretaría de Salud.

De las otras dependencias de trascendencia en la administración estatal nos ocuparemos en la siguiente entrega.

 

LA INFLACION EN
NUESTRO ESTADO

Pues si, ocupamos un primer lugar nacional, Pero este no es precisamente para presumirlo ni para que nos llene de orgullo.

Resulta que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), dio a conocer que la inflación general anual aumentó a 8,70 puntos porcentuales, la más alta desde diciembre del 2020. En agosto del 2021 la variación fue del 5.59, en tanto que en agosto del 2020 fue del 4.05%.

Lo grave y triste para nosotros fue que la ciudad de San Francisco de Campeche se ubicó, entre las 55 localidades que mide el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), como la que registró la mayor inflación anual, por arriba de los 10 puntos porcentuales en agosto del 2022, cuando llegó al 10.37 por ciento frente a agosto del 2021.

Como Estado también Campeche ocupó el primer nacional en materia de inflación en agosto del 2022, llegando al 10.4, seguido por Oaxaca, con el 10.3; Michoacán, también con el 10.3 y Baja California con 10.

Esto en palabras simples significa que Campeche como Estado y San Francisco de Campeche, como ciudad, son los sitios más caros de todo el país y ello nos pone en una gravísima situación en materia de competitividad y da lugar a la tormenta perfecta negativa; no hay fuentes de empleo, no se crean nuevas empresas y todo lo compramos más caro.

Y para ello no necesitamos que el INEGI nos lo diga. Basta darse una vuelta por los supermercados o el “Pedro Sáinz de Baranda” para comprobar que todo está más caro. Y si acude usted a desayunar, comer o cenar, lo mismo a un lugar tradicional como los portales de San Francisco o San Martin o un restaurante del centro histórico o el malecón, se dará cuenta que los precios han aumentado un 30 o 40 por ciento en relación con el año pasado.

Así no vamos a conquistar nuevos mercados turísticos o vamos a perder los que tenemos. Y la pobreza alimentaria comenzará a hacer su aparición, puesto que la gente consumirá menos, porque no le alcanza para llenar la bolsa del mandado.

Y mientras ello ocurre, nuestro flamante secretario de Economía nos sale con la jalada de que le va a pedir a Ken Salazar, embajador americano, que gestione vuelos hacia ciudades gringas, cuando no podemos incrementar los que nos enlazan con la Ciudad de México o llegar a Guadalajara o Monterrey de manera directa.

 

EN LIBERTAD PASHITA;
PRISION DOMICILIARIA

Pues Campeche volvió a ser noticia nacional. En esta ocasión no fue Alito el que se llevó un titular de primera plana en los medios de la Ciudad de México o en los noticiarios de radio y televisión de alcance nacional.

Esta vez el “honor” correspondió a nuestro paisano, Jorge Luis Lavalle Maury, encarcelado en forma irregular en el Reclusorio Norte, al involucrarlo el super corrupto de Emilio Lozoya por el caso Odebrecht.

“Pashita”, como le dicen sus familiares y amigos cercanos, estuvo encerrado durante un año y cinco meses en el penal anteriormente citado al ser acusado por Lozoya de recibir presuntos sobornos millonarios que distribuyó entre legisladores panistas y priistas para aprobar la reforma eléctrica del expresidente Enrique Peña Nieto.

El juez de control, Marco Antonio Fuerte Tapia, determinó cambiar la medida cautelar al exlegislador panista, quien a la fecha era el único detenido por la denuncia de Lozoya.  En la audiencia que se celebró en el Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, los abogados de Lavalle Maury argumentaron ante el juez que el estado de salud del exsenador se ha agravado en las últimas semanas debido a las complicaciones con la hernia hiatal que padece, así como por problemas de hipertensión, por lo que urgieron el cambio de la medida cautelar para que el panista reciba los cuidados y la atención médica necesaria.

Pese a la oposición del representante jurídico de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), los representantes de la PGR validaron los argumentos de la defensa, al igual que el juez Fuerte Gapia, quien ordenó cambiar la prisión preventiva justificada por el uso de un brazalete electrónico para monitorear la ubicación de Lavalle, además de estar impedido para salir del país.

Jorge Luis Lavalle enfrenta un proceso penal por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero), asociación delictuosa y cohecho, el cual se encuentra en una ampliación del período de investigación complementaria que fijó el juez, con el fin de determinar si se cuenta con las pruebas suficientes para iniciar el juicio en  su contra, por haber presuntamente recibido sobornos millonarios de la empresa Odebrecht, como denunció Emilio Lozoya el 11 de agosto de 2020.

Sobre esta decisión, el expresidente Felipe Calderón Hinojosa la celebró, y en sus redes sociales el exmandatario consideró que era una injusticia que se mantuviera preso a Lavalle Maury por el señalamiento de Emilio Lozoya.

“Cómo era posible que Lozoya libre –el corrupto y el corruptor- y él preso ¡”, escribió en su cuenta de Twitter y detalló que la hija más pequeña del exlegislador campechano tenía solo semanas de nacida cuando Lavalle Maury fue detenido.

Así que como dice el dicho, en el caso Odebrecht mucho ruido y pocas nueces.

 

ESCANDALOS DE
LOS MORENISTAS

Pues la nota picaresca le dieron distinguidos militantes del partido en el poder, que demostraron que las cosas siguen igual, aunque de diferente color.

Los que comenzaron con la nota roja fueron el hermano, el hijo y el chofer del dirigente chilango del partido MORENA, Erick Reyes, quienes perfectamente briagos armaron tremendo borlote en un antro del malecón de la ciudad, por lo que fueron detenidos por elementos policiacos a petición del gerente del sitio de los alipuses, ya que armaron tremendo desmadre y querían golpear a otros parroquianos también fuereños, en este caso veracruzanos.

La policía llegó, los detuvo, los amenazaron con cesarlos de sus chambas, consultaron con sus jefes, les ordenaron ofrecerles disculpas, amedrentan al encargado del bebedero vernáculo y servir de taxis a los escandalosos, quienes se mofaron del denunciante y de todos los asistentes al lugar, a quienes les presumieron que son influyentes y hacen lo que quieren.

El segundo caso lo protagonizó el diputado local morenista César Andrés González David, quien en perfecto estado etílico llegó al retén, filtro o como le quiera llamar, de alcoholemia y fue ampliamente reprobado en los dos exámenes que le practicaron. Entonces sacó a relucir su charola de diputado local, pero como los legisladores ya no tienen fuero, le dijeron que no podía irse tranquilamente a su casa.

El director de Tránsito y Vialidad de la Secretaría de Protección y Seguridad Ciudadana confirmó que el morenista se encontraba en estado briago tal que ya no era apto para conducir un vehículo, lo cual trató de desmentir el legislador, quien luego reconoció que si estaba enfiestado, pero tantito, pero que le permitieran hacer una llamada a sus familiares para que fueran por él y su vehículo, lo cual le agradecen todos los chupamaros, pues a partir de ese día las reglas del juego cambiaron y si uno llega en estado incróspido al retén, puede hacer su llamada y a menos que quieran liberarse de él o ella un buen rato y darle una lección, pueden llevarse el vehículo y al interfecto. De lo que lo que no se libra es de la multa, que n os dicen algunos afectados oscila entre los cuatro y los cinco mil pesos. Así que ya lo sabe, si va a xupar, llévese a su conductor resignado y olvídese de problemas.

Dn. César fue machito y aceptó que andaba enfiestado, pero que también estaba en la misma tesitura el diputado mocista Jesús Aguilar, quien de alguna manera se enteró que le estaban haciendo las pruebas que no iba a pasar, lo grabó y después distribuyó entre cuates de las redes las imágenes que pronto estuvieron en la red.

Pero el que nunca dijo esta boca es mía ni salió a aclarar los hechos en que estuvieron involucrados sus familiares fue Erik Reyes, quien, si salió a decirle de que se va a morir a Eliseo por proteger a Biby en el affaire de los vehículos, pero se quedó calladito calladito por los excesos del orgullo de su nepotismo y amigos que lo acompañan.

Es que en MORENA también hay niveles.

 

ALITO CREO LA ALIANZA VA
POR MÉXICO…Y LA DESTRUYÓ

Alejandro Moreno Cárdenas, Alito para todo el mundo, político o no, como ya es ampliamente conocido, tuvo el mérito de encabezar, en su momento, la alianza de tres partidos opositores que le plantó cara al presidente López Obrador y que en las elecciones del 2021 logró quebrar la aplanadora morenista que contaba con mayoría calificada en ambas Cámaras y le permitía aprobar, sin despeinarse, las reformas constitucionales que le dieran la gana.

Pero su pasado personal y los excesos que cometió en materia financiera durante su mandato, interrumpido por su ambición de escalar mayores sitios en el mundillo político nacional: donde dispuso a su arbitrio del erario público y acumuló una fortuna personal que sus ingresos como funcionario público y político no le permiten justificar, hasta el momento, porque en política la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, le pasaron la cuenta.

López Obrador nunca le perdonó a Alito que lo haya traicionado (según su óptica personal), al aliar al PRI con el PAN y el PRD y no con MORENA, para sacar adelante la contrarreforma eléctrica en la Cámara de Diputados y con esa maña que caracteriza al nativo de Macuspana estudió a su rival político, descubrió su flanco débil y encargó a su discípula amada, la gobernadora Layda Elena Sansores San Román, la tarea de demoler la imagen del político campechano.

Para ello la gobernadora se apoyó en los servicios del fiscal General del Estado, Renato Sales Heredia, quien nunca le perdonó a Alito las humillaciones públicas a los que lo sometió cuando el abogado del Estado era Comisionado Nacional de Seguridad y prácticamente el único Estado en donde nunca pudo trabajar fue Campeche.

Renato aprovechó todos los recursos puestos a su disposición por el Gobierno Federal, incluyendo unas grabaciones obtenidas de forma ilegal, que desnudaron la desmedida ambición del exgobernador de Campeche y los negocios en que se involucró para acrecentar su fortuna personal, así como su desaseada manera de hacer política.

Todo ello fue exhibido en el programa de televisión El Martes del Jaguar que protagoniza la propia Layda, que semana tras semana se dedicó a desmantelar el poco o mucho prestigio de Alejandro y a exhibirlo como una persona inmoral, con el solo propósito de acumular bienes al costo que fuera.

Pero la exhibida no se quedó en Campeche. Los operadores políticos del gobierno, tanto estatal como federal, se encargaron de “subir” tanto a los medios impresos como radiofónicos y televisivos, así como las redes sociales, los audios comprometedores de Alito y le ocasionaron un terrible daño político, no solo a él en lo particular, sino al propio PRI y que se reflejó en las recientes elecciones estatales en que sufrió la Alianza por México una derrota escandalosa.

Ello dio lugar a que expresidentes del PRI nacional, así como exgobernadores y legisladores en activo, especialmente senadores, demandaran la renuncia de AMC a la presidencia nacional del tricolor, tal como había ocurrido con Dulce María Sauri Riancho o Manlio Fabio Beltrones Rivera, quienes ante debacles semejantes tuvieron la honestidad de renunciar al cargo para el cual fueron electos y lo pusieron a disposición del partido. Pero Alito salió al paso de que fue electo para terminar su periodo en el año 2023 y ni Dios Padre lo separaría del cargo.

Entonces se convirtió en lo que el conocido comentarista político Salvador Camarena llama “un cadáver político insepulto, porque panistas y perredistas no se deshicieron debidamente de él, un peso muerto, y un costo en imagen en las encuestas de opinión y en las posibilidades de la alianza opositora.

Y Alito, dice Camarena en una colaboración en la edición mexicana del periódico español El País, hizo lo que mejor sabe: vio por él y solo por él. O como le dice nuestro amigo y colega Roberto Oropeza, primero mis dientes y luego mis parientes. No le importó México, ni la oposición ni su partido.

López Obrador lo acorraló y lo puso contra las cuerdas y a través de Layda y Renato lo amagaron con el encarcelamiento, iniciando el proceso de desafuero en la Cámara de Diputados federal.

Entonces hizo lo que nadie esperaba, mucho menos sus todavía amigos y aliados en el PAN y el PRD: rompió campantemente el pacto opositor de Va por México, pisoteó sus palabras y se puso al servicio del régimen que tanto había denostado y acusado, inclusive ante la OEA, la ONU y el Congreso de los Estados Unidos.

Ya doblado, Alito se puso al servicio del régimen y tuvo un acercamiento con el Ejército que necesitaba los votos de los diputados priistas para mantener a las fuerzas armadas en las calles hasta el 2028, en lugar del 2024, sobre todo luego de que violentando la Constitución, López Obrador traspasó el mando y la responsabilidad de la Guardia Nacional del mando civil al militar mediante un decretazo, que su mayoría legislativa le aprobó en la Cámara de Diputados primero, cuando todavía existía la alianza opositora y luego en el Senado de la República.

Todo lo demás ya es historia. El PRI de Alito propuso a través de una oscura diputada duranguense que se extienda cuatro años más la presencia de las fuerzas armadas en las calles y territorio nacional, como si ello haya evitado que el crimen organizado domine hoy Estados completos como Sinaloa y Michoacán y dicte las reglas del juego en Jalisco y Guanajuato, y nos convierta poco a poco en un narcoestado, porque los mílites tienen prohibido utilizar lo que la Constitución les otorga, ser la auténtica fuerza del orden y del derecho que mantenga la integridad del país y deje de ser blanco de burlas y pitorreos como tristemente ha ocurrido en los últimos meses, avergonzando a quienes ponen lo mejor de si al servicio del pueblo mexicano.

El rompimiento formal de la Alianza tuvo lugar en Durango, durante la toma de posesión del nuevo gobernador de esa entidad, el priista Esteban Villegas, quien llegó al cargo impulsado por la alianza tripartita opositora, cuando tanto Marko Cortés, presidente nacional del PAN, como Jesús Zambrano, del PRD, se negaron a saludar públicamente a Alito.

Marko Cortés aseguró que la relación con Alito Moreno llegó a su fin. Los tres presidentes de los tres partidos que conforman la alianza Va por México coincidieron en la toma de posesión de Esteban Villegas como gobernador de Durango, pero no hubo saludos ni intercambios de palabras entre ellos.

Cortés y Zambrano tomaron sus asientos en primera fila y escucharon atentos el mensaje del nuevo gobernador, y al término del evento el presidente blanquiazul rompió el silencio y dijo: “Hemos dicho ahorita con toda claridad que no habrá la relación (con Alejandro Moreno) porque se perdió la confianza con la dirigencia nacional del PRI, porque se deshonró la palabra y se incumplieron los acuerdos”, señaló ante los medios de todo el país.

Las palabras de Marko Cortés surgen después de que los diputados del PRI promovieron e impulsaron las reformas que aumentan hasta 2028 la presencia de las fuerzas armadas en las calles. Sin embargo, añadió que esperarán a ver cómo votan los senadores priistas dicha reforma para decidir si se rompe la Alianza por México, en definitiva.

Y como dice Salvador Camarena, es muy probable que Alito, en efecto, persista (con el apoyo presidencial) en el pináculo del PRI, que a su vez se convertirá, a lo mucho, en un archipiélago, en un partido de posiciones de poder aisladas. Alito será el presidente de la desaparición, lenta pero inexorable, del partido que gobernó prácticamente un siglo a México. Hará historia y vaya clase de historia, pues esa extinción será sin honra, prestando pésimos servicios a la sociedad.

 

 

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Post Siguiente


Miniatura
Post Anterior


Miniatura

Radio Fórmula

97.3 FM

Canción actual

Título

Artista

Background